Facebook
Twitter
YouTube
Instagram

El fundador

La historia reciente del Principado de Andorra ha estado marcada por la profundidad de las transformaciones institucionales y económico-sociales que han modificado sustancialmente las reglas de convivencia de la comunidad andorrana. Lo que fue hasta hace unas décadas un pequeño país de economía rural y de subsistencia se ha convertido, a finales del milenio, en un pequeño estado de derecho que, si bien conserva lo mejor de su identidad tradicional, ha logrado abrirse sabiamente a la complejidad del mundo y ha logrado ser reconocido y aprobado por la comunidad internacional.

Este ha sido un proceso lento y no sin contradicciones y dificultades. Y para hacerlo plenamente viable, se han necesitado esfuerzos y dedicación de varias generaciones de andorranos que han estado preparando la tierra para la consolidación de un proyecto moderno e integrador que redunde, sobre nuevas reglas, los pactos centenarios que nuestros ancestros nos habían legado.

Entre los notables que han trabajado a favor del progreso y modernización del Principado, Julià Reig ha sido un destacado protagonista tanto en su calidad de empresario como de banquero, así como en su posición como destacado político al servicio de su país. Muchos de los hitos que hemos adquirido hoy proceden de ese espíritu innovador en el que Julià Reig estuvo trabajando a lo largo de su vida política y empresarial, junto con su inseparable hermano, colaborador y amigo Serafí Reig Ribó.

Aquellos que hemos recibido los frutos de su legado queremos expresarnos sensibles al espíritu de apertura y progreso que presidió su carácter. Y una de estas manifestaciones es el establecimiento de una fundación que, sin ánimo de lucro, fomente y apoye iniciativas que surjan de la sociedad civil andorrana y que puedan tener una incidencia real en el progreso efectivo y la apertura del principado.

Òscar Ribas Reig,
Presidente, enero de 1999

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram